miércoles, marzo 23, 2005

CACHO BOCHINCHE

Free Image Hosting at www.ImageShack.us

(Teledoce. 1973 - ad infinitum)



"...Los bochincheros son chicos divertidos, juegan, estudian, haciendo más amigos. Los bochincheros son chicos de verdad, quieren mucho a mamita, a los tíos y a papá..." El que nunca lo haya mirado, que tire la primera piedra. Porque Bochinche ya ha acompañado la niñez de por lo menos tres generaciones de uruguayos.
Patrimonio nacional es este árbitro de silbato, camisas coloridas y gorras a cuadros (que -como para sobrevivir ha adoptado un módico aunque constante aggiornamiento- a partir de los '90s, pasaron a ser gorras tipo jockey), que dirige y modera cada sábado la competencia entre las nenas y los varones.
El programa surgió a principios de los '70s, cuando Horacio Sheck y Carlos Restano, popes de Canal 12, le dieron carta blanca al argentino Arturo 'Cacho' De La Cruz (ya estrella del humor Canal de Enriqueta Comte y Riquet), para que se dejara de andar tocando jazz en Punta del Este como un bohemio, y bajara a la Capital para hacer el programa infantil que tuviera ganas de hacer.
Contra vientos y mareas, el programa se mantiene -y va a seguir-, incluso a pesar de la sombría leyenda que se cierne sobre su conductor: hasta el cansancio se viene cuchicheando por ahí que Cacho es en realidad un ogro gruñón que detesta a los niños, y que cuando las cámaras descansan en las pausas, los destrata. Aunque no manejo estadística confiable en cuanto al punto, probablemente la mitad más uno de los uruguayos acepta esa versión, y hasta juran y perjuran "yo cuando era chico fui, con estos ojos lo ví samarrear a un nene del brazo!!!". Sí. Todos contra Cacho, total...
No es, por supuesto, mi caso (aquí gracias a Dios, uno no cree en lo que oye -dijeran los Redonditos de Ricotta). Porque yo fui una legítima Bochinchera, y bien que lo disfruté. "Somos los bochincheros, sí señor. Queremos hacer bochinche, que es mejor. Cantando, jugando, mucho mejor !!!" No, no tengo carné de socia. Mi adhesión a Cacho Bochinche no necesita de ningún lazo de narturaleza contractual. Porque me alcanza con recordar que cada sábado a las 17 hs, yo me sentaba en mi pequeña mecedora de mimbre y me concentraba absolutamente en el programa. Las carreras de embolsados, las carreras de buggy o de carritos de bomberos, el palo enjabonado, knockear de un gancho al boxeador, patearle un penal al golero para ganarse pelotas Cubilla, armar la torre (primero era un tótem, después era con baldes de plástico rojos las nenas y turquesa los varones), tirar los bolos (bowling), correr al chancho, armar el queso, hacer manualidades con el Tío Víctor ("vamos a necesitar: cascola de color, botones, y cualquier caja de cartón que mamá o papá o la tía o el abuelo ya no utilicen más..."). Todo un mundo aparte, toda la semana esperando que llegara el sábado.
Para mitigar la espera, me arreglaba con mis dos casets de Cacho, que a mis 4 años escuchaba (cantaba y bailaba, mejor dicho) todas las mañanas, nonstop. "Hagan hagan ruido hasta que proteste tu padrino... ¡Alejandro!" era mi línea personalizada.
Cómo olvidar, entonces, a esta troupe que completaban: el chimpancé Coquito, la Orquesta Bochinchera, el Payaso Pelusita, Víctor y sus marionetas (en el '85 fui a verlo al Cine Artigas, donde Víctor me hizo subir al escenario a bailar con la marioneta Chocolata, que era como una rumbera que yo adoraba, y a la que quedé dibujando un día sí y otro también durante un tiempo después de ese episodio), el enano Fermín con su clásico saludito, el mago Gasán, Laura Martínez -que se incorporó en el '87 (en principio, una presencia que excepto por el hecho de que es la mujer del dueño del programa, no se explica, dado que los chicos tienen cero feeling con ella, dado además lo HORRIBLE que canta -sí, peor que Cacho, siiiiiii-, y dada la poca chispa que considero que tiene. Pero hay que reconocer que Laura fue un pilar importante de la resistencia del programa cuando el huracán Xuxa cambió la manera de hacer programas infantiles, y cuando el furor de conductoras femeninas como Flavia o las Dalinas arreciaba desde otros canales) y Mr. Fantasía.
>
Y, last but not least... alguien es digno de todo un capítulo aparte: " Desde la inmensidad del espacio, llega para los niños... ULTRATÓOOOOOON !!!!"

Free Image Hosting at www.ImageShack.us



Esperaba su llegada con ansiedad. Este robot intergaláctico ejercía en mí una extraña fascinación, mezcla de cariño y miedo. Cuántas veces una amenaza de que iban a escribirle a Ultratón para que denunciara mis contestaciones atrevidas, o un aviso de que Ultratón estaba aterrizando en el garage de casa, me hicieron quedar paralizada literalmente. (Hay testigos). Nunca se concretó, así que pude dedicarme a reirme con las ocurrencias de los otros chicos, y las caritas de asombro de los nenes que estaban en las tribunas del estudio mayor del 12.
Como a los 4 años obviamente ya no usaba pañales, ni nunca usé chupete, me quedó la asignatura pendiente de ir a verlo en vivo. Por suerte, cuando Martina crezca un poco más, voy a tener excusa para ir y sacarme una foto con el remozado Ultratón y el avejentado Cacho...! :)) ;)

Free Image Hosting at www.ImageShack.us

" Decir cosas feas es asunto grave, antes de decirlas ¡boquita con llave! "
Dejando de lado la ignominia de que Cacho Bochinche cobrara tan caro por presentarse en vivo, que nunca pudimos traerlo a ningún beneficio del glorioso Jardín de Infantes N° 97... el propósito acá en este post, es claro. Reivindicar al programa, defenderlo a ultranza, marcar la lealtad. Porque la gente es mala y comenta. Pero yo en cambio creo que Cacho Bochinche tiene sus méritos. Hace 32 años que está en pantalla, se las ha ingeniado para hacernos correr atrás de las difíciles de (por lo menos) cuatro diferentes álbumes de figuritas (foto abajo: album de SuperCacho y la Dulce Constanza; año 1981),

y ha sabido entretenernos. Ha tenido la gentileza de regalar premios como pelotas Cubilla, juegos Payaso, juguetes de Disma y de Fábrica Peñarol, championes Pampero... y de convidar con Ricarditos, Vascolet y Fanta Naranja ("Fanta, Fanta y yo somos amigos"). Fue además el impulsor del Rulógrafo, el Bata-Bata (que supe tener, cómo no!!!), Mis Taquitos (también los tuve... eran de duros...!!), el Echo-Mike ("el micrófono con eco, con eco de verdad"). No seamos ingratos. Ahora que hemos crecido -o algo así-, no hagamos como que no lo conocemos.
Olé olé olé, olé olé olá. Olé olé olé, cada día te quiero más: ohhhhh, soy de Cacho, es un sentimiento, no puedo parar.

1 Comments:

Blogger Ani80s said...

Hallazgo. En un cajón, el domingo, estaba esperándome el VINILO de Cacho Bochinche del año 1985!!!!!!!!!!! Sí. El que tiene hitos musicales de mi infancia como "Arriba", "El Oso Chismoso", "El Auto De Papi", "Zoológico", "El Rock De La Sopa" etc. Qué época la de la transición: "YA SALIÓ, EN DISCOS Y CASSETTES"...!
Confieso que pese a conservarlo todavia en caset (ese que bailaba todas las mañanas), fue un alegrón encontrar este vinilo a la ridícula suma de $50.
Mi primer mañana en Tristán Narvaja, tan llena de gloria. En breve, agrego fotos de tapa y contratapa.

3:55 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home